Cómo financiar tu empresa adecuadamente.

Tras años de trabajar con empresas, hemos detectado que un alto porcentaje de ellas no tienen correctamente estructurada su financiación bancaria.

Aunque es un tema extenso, en el blog de hoy vamos a resumir qué puntos has de tener en cuenta a la hora de financiarte y también te ayudaremos a averiguar si tu financiación actual es la adecuada.

Financiar tu empresa

 

El primer punto que debes someter a análisis es la finalidad de la inversión que vas a realizar, o lo que estás financiando. No puedes adquirir el mismo producto bancario para renovar digitalmente tu empresa, para una reforma de tus instalaciones, para adquirir maquinaria o financiar stocks.

El segundo tema que debes tener muy presente es el horizonte temporal de tu inversión. Ahí debe tenerse en cuenta si es una inversión que requiere financiar a largo o a corto plazo. Un ejemplo muy visual y que suele ocurrir muy a menudo se produce cuando un particular utiliza de forma inadecuada las tarjetas de crédito.

Imaginemos que queremos comprar los muebles para nuestra casa y tenemos dos opciones:

-La primera opción es solicitar un préstamo consumo a 3 años en el que vamos a pagar una cuota mensual fija de 120 Euros en la que parte de la misma corresponde a capital y otra parte corresponde a unos intereses moderadamente aceptables. Para poder acceder a esta financiación nos solicitan bastante documentación y supone un embrollo.

-La segunda opción es ir a la tienda y utilizar la tarjeta de crédito para pagar estos muebles. Esta tarjeta de crédito te permite pagar sin aportar documentación al banco y comprar los muebles inmediatamente. También permite flexibilizar la cuota mensual incluso poniendo un pago mínimo en el que solamente pagas intereses y muy poco capital. Es el momento en el que el cerebro del potencial consumidor realiza una planificación de su economía particular errónea, en la que rápidamente y sin ningún tipo de rigor llega a la conclusión de que en pocos meses terminará de pagar esta deuda. Luego surgen imprevistos y finalmente terminas después de 5 años rogando al banco que te refinancie la deuda de dicha tarjeta porque siempre la tienes dispuesta al máximo.

Tu economía no está mal, tienes trabajo fijo y bien remunerado pero una mala planificación en tu financiación te está lastrando y no te permite hacer un viaje o comprar otras cosas necesarias.

Lo mismo ocurre en las empresas. Existen multitud de compañías que son rentables pero que en términos financieros les ¨come la deuda¨.

En el mundo bancario se establecen cuatro grandes bloques para según lo que queramos adquirir, orientar la financiación hacia uno u otro. Además, es importante recalcar que, debido a la situación macroeconómica actual y a la evolución de los tipos de interés, nos encontramos en un momento óptimo para financiarte a un muy bajo coste y poder obtener así más rentabilidad de tu producto final.

Financiar tu empresa

Los cuatro bloques son los siguientes:

Los créditos. No debemos confundirlos con los préstamos ya que la principal diferencia entre ambos es que con los créditos tienes una línea de financiación abierta con un límite establecido, que no tienes obligación de pagar una cuota fija y esa deuda a lo largo del periodo de vigencia puedes ampliarla o reducirla en función a tus necesidades. Suele ser financiación a corto plazo (no más de 12 meses) y normalmente se emplean para la financiación del circulante de la empresa.

Los préstamos. La entidad bancaria establece un plazo y una cuota a pagar. Según pasa el tiempo se reduce el capital que solicitaste. No existe posibilidad de ampliar el límite ya que es financiación por cuotas. Normalmente se utiliza para realizar compras en inmovilizado o financiar algún tipo de proyecto.

Anticipo y pago de facturas. Dentro de este subtipo podemos incluir el Factoring y el Confirming. Para nosotros, este producto no solo aporta un valor añadido a la empresa, sino que permite el crecimiento sostenible de la misma ya que con ello se cubren los desfases de tesorería que pueden generarse en el proceso desde que se paga al proveedor hasta que se materializa el cobro al cliente, y nos permite emplear los excesos de flujos de caja en invertir en la propia empresa o incrementar sus ratios de liquidez y capitalizarla. Los tipos de interés aplicados por las entidades de crédito son muy competitivos en este caso.

Dedicaremos más adelante artículos en el blog para ampliar información sobre este tipo de producto ya que es un tema bastante extenso.

No pienses que tu empresa no puede beneficiarse de ésto por el sector en el que trabaja. El AFA, Factoring y el Confirming son válidos para casi todo tipo de negocios desde las fábricas, pasando por empresas de construcción, hasta intermediarios que compran y venden sin modificar el producto. Siempre se puede dar uso a estos productos, lo que nos va a permitir incrementar el volumen de ventas ya que muchas veces necesitamos cobrar para poder embarcarnos en incrementar aprovisionamientos o nuevos proyectos.

El arrendamiento financiero u operativo (Leasing y Renting). Aunque si lo analizamos desde una perspectiva purista realmente no hablamos de que el Leasing y el Renting sean vías de financiación bancaria, sí que hemos querido incluirlo dentro de estos 4 grandes grupos porque este tipo de producto tiene muchísimas ventajas para tu empresa.

Se trata de alquileres por medio de los cuales, encargas la compra de un bien (mueble o inmueble), que necesitas para el desarrollo de la actividad de tu negocio y la empresa te lo alquila. Posteriormente tienes la opción de comprarlo al final del plazo en el caso de leasing o tienes incluido todos los gastos de gestión y mantenimiento como es el caso del renting.

En España todavía tenemos muy arraigada la mentalidad de obtener la posesión del bien que adquirimos. Sorprendentemente nos encontramos con multitud de empresarios que, o no saben lo que es o prefieren comprar el bien para su empresa al contado o financiándolo a través de las vías tradicionales sin ni siquiera analizar las ventajas fiscales, financieras y en cuanto a comodidad que este tipo de productos ofrecen.

Más adelante hablaremos en detalle sobre las bonanzas de este tipo de arrendamientos.

Con este breve resumen abrimos nuestro blog oficial que poco a poco iremos enriqueciendo con contenido relevante que ayudará al correcto y próspero funcionamiento de tu compañía.

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn